miércoles, 16 de octubre de 2013

¿ESTAS SEGURO DE QUE PUEDES SER UN BUEN COMERCIAL?

Es posible, pero de entrada olvida todas esas milongas que se cuentan sobre: "trabajo en equipo, asertividad, agresividad, técnicas de cierre... etc)
Lo cierto es, que un comercial está solo ante lo desconocido en la gran mayoría de las ocasiones. Vender, también se aprende, pero no es menos cierto que en este apartado, lo individual decide. 
Si, el indivíduo. Ese ser solitario con la cartera, con la agenda bajo el brazo que recorre calles y localidades, kilómetros al volante, mientras echa cuentas acerca de su futuro.
Tu "comes en tu casa" y tus compañeros en la suya. Este trabajo no admite medias tintas,; se trata de vender y de vender de forma que seas rentable para tu empresa.
En mi modesta opinión, las cualidades de un buen vendedor son:

  • Capacidad de superación ante las dificultades de TODOS LOS DIAS
  • Capacidad de auto organización
  • Saber gestionar su tiempo a la perfección (no pierdas tiempo en batallas inútiles)
  • Adaptación a las circunstancias sean estas cuales sean
  • Cuidada apariencia (sin exagerar), buena educación y honradez.
  • Saber mantener la distancia con el cliente (cuidado, tu eres vendedor; no su amigo)
  • Saber aplacar al iracundo y no dejarse embobar por el afable.
  • Saltar como un lince sobre su presa en el momento preciso.
  • Por supuesto, tener pleno conocimiento de su producto y el de la competencia
  • Buen verbo, fluido, sin charlatanerías
  • Y algo muy importante: DEJAR HABLAR, provocar al cliente para que interactúe con nosotros.
Y CLARO, no darse nunca por vencido, ser constante e inmune al desaliento.

¿Crees que puedes ser un buen comercial?

EL CIERRE DE LA VENTA: CONSIDERACIONES MUY A TENER EN CUENTA



Si, se trata del objetivo final y no quiero empezar la casa por el tejado, pero es necesario para todos aquellos que aspiran a ganarse la vida como vendedores de esto o aquello, que en estos difíciles tiempos tengan presente datos objetivos y decisivos para la consecución final de esta meta.

  • Cerrar una venta, es dejar al cliente satisfecho al 100% con su decisión.
  • Es la aceptación por su parte de tu servicio, de tu producto, de ti mismo.
  • Es la confianza que el cliente deposita en tu empresa, pero antes que en ella, EN TI.
  • Es la demostración palpable de que has sabido explicar bien que es lo que vendes.
  • Es la satisfacción de las necesidades de quien compra.
  • Es tu sinceridad y buena imagen.
  • Es el fruto de tu labor constante y sin desánimo.
  • Es el resultado de tu preparación profesional.
  • Es el apretón de manos sincero y de mutuo respeto entre vendedor y comprador, en el que se sabe por tu parte mantener las verdaderas distancias.
  • Es el paso previo a la POSTVENTA, algo fundamental que muchos vendedores pasan por alto.
¿Y como se cierra una venta? Creo que ya ha quedado explicado.
No obstante, existen las definidas como "técnicas de venta", que sobre el papel suenan fenomenal pero en la práctica adolecen de algo fundamental: NADIE ES IGUAL NADIE
En efecto, la individualidad del vendedor supone:
  • Que manteniendo los puntos antes expuestos, manifieste sus propias cualidades. (todos las tenemos)
  • Vender también se aprende, pero desde el punto de vista personal e intransferible del propio yo.
  • El como nos comportemos delante de un cliente, dependerá de factores tales como personalidad, educación, preparación,  el saber estar en suma.
  • Psicologicamente el vendedor debe desarrollar su entrevista decisiva en n estado "NI", ni éxito, ni fracaso. Debe dejar su mente alejada de la lógica presión por conseguir el objetivo y centrarse en el paso a paso de la entrevista.
  • Dejar hablar, saber escuchar, no interumpir salvo en caso necesario y cuando se habla ser objetivo y dominador de la marcha de la venta, son esenciales.
  • Céntrate en estos factores y si tu cliente ni habla, ni escucha, ni responde a tus preguntas, mejor que reconsideres la situación: ALGO FALLA
  • ¿Cuando cerrar una venta? Si hemos hecho bien nuestro trabajo: presentación, explicación, resolución de dudas, hemos detectado su verdadera necesidad y el producto está a su alcance.... será el cliente quien compre.
  • Y si es de estos indecisos de toda la vida, saca tu contrato y rellénalo con la mayor naturalidad.