martes, 8 de octubre de 2013

FRANQUICIAS: UNA POSIBLE ALTERNATIVA PERO CUIDADO. LOS ASPECTOS QUE DEBES ENTENDER


La franquicia es la práctica de utilizar el modelo de negocios de otra persona. La franquicia es una palabra de derivación anglo-francesa - de Franc- se utiliza tanto como un sustantivo o como verbo (transitivo). El diccionario de la Real Academia Española (vigésima segunda edición) lo define en su acepción segunda como una "concesión de derechos de explotación de un producto, actividad o nombre comercial, otorgada por una empresa a una o varias personas en una zona determinada."

Una franquicia es un acuerdo entre el "franquiciador" o "franquiciante" y el destinatario o "franquiciado" por virtud del cual el primero cede al segundo la explotación de una franquicia.

Hay varios elementos importantes que componen la "franquicia". Por una parte la marca comercial que distingue el franquiciador, un determinado "saber hacer" (o know-how) y la formación impartida a los franquiciados. A cambio de la cesión, el franquiciador recibe una regalía, royalty o canon que podrá retribuir la cesión de la marca comercial, el know-how cedido y la tasa de formación y asesoramiento.

La franquicia se concede, por lo general, por un período determinado y para un determinado "territorio". Puede ser una franquicia exclusiva o no exclusiva. Varios tangibles e intangibles, tales como servicios de apoyo nacionales o internacionales de publicidad, formación, y otros se hacen disponible comúnmente por el franquiciador. Los acuerdos suelen durar entre cinco y treinta años, con la posibilidad de cancelación o terminación anticipada mediante un preaviso. El incumplimiento de las cláusulas contractuales suele acarrear consecuencias graves para los franquiciados.


No obstante y antes de seguir con los formalismos que el conocimiento de esta modalidad implica, deberíamos plantearnos antes en el caso de estar interesados, hasta que punto podemos encajar en el modelo.



La decisión de convertirse en franquiciado es consustancial con la asunción de la exigencias que el ser empresario impone: 

 - Asumir riesgo de fracaso que todo negocio conlleva.
 - Dedicación y entrega personal más allá de horarios fijoscapacidad de iniciativa en la toma de decisionesdependencia económica de las decisiones adoptadas .Evidentemente también hay ventajas respecto a la situación de dependencia que implica ser asalariado. La más valorada es precisamente dicha ausencia de dependencia de una jerarquía impuesta y la de “trabajar para uno mismo”.

Una vez asumida la condición de empresario que el ser franquiciado conlleva, se estará en condiciones de iniciar el proceso de selección de la franquicia más adecuada a las circunstancias del candidato, potencial franquiciado. 
Para encontrar la franquicia que se adapte a nuestras circunstancias, recomendamos seguir los siguientes pasos:

1. Autoanálisis

2. Fuentes de información adicional

3. Análisis de los sectores seleccionados

4. Selección de la franquicia

5. Concertar reuniones con las marcas y conocer la viabilidad de la plaza y de la candidatura.

6. Estudio de las últimas alternativas seleccionadas y del contrato de franquicia


1. Autoanálisis
Gustos y preferencias. Conocer nuestros gustos y preferencias es fundamental sobre todo cuando son franquicias de autoempleo. Antes de ver las inversiones que piden o las rentabilidades que ofrecen, dato siempre muy interesante, nos debemos preguntar ¿tengo capacidad y me gusta este sector de actividad?, Hay que pensar que por mucha rentabilidad que nos ofrezca un negocio si su gestión diaria no nos gusta o no nos sentimos capaces, nunca lo haremos rentable.

Recomendamos realizar este autocuestionario:

¿Sé qué es la franquicia?. ¿Conozco cómo funciona?.

¿Estoy dispuesto a emplear las horas necesarias en el negocio sin un
horario fijo o empleando fines de semana si fuera el caso?.

¿Dispongo de las personas de confianza que puedan hacerlo
si yo no gestionaré el negocio?.

¿Tengo el respaldo de mi familia en esta nueva actividad?.

¿Tengo las condiciones personales necesarias para organizar
y dirigir a las personas que de mí dependan?

¿Tengo un carácter abierto y me gusta el trato con la gente?.
¿Soy metódico y ordenado?

¿Soy suficientemente flexible para adaptarme a una cierta disciplina
que me venga impuesta desde fuera?. ¿Acepto bien las normas?

¿Me siento cómodo o capaz de actuar cuando no tengo quien me dicte
exactamente lo que debe hacerse?

¿Me atrae la idea de constituirme en empresario y gestionar mi propio
negocio?

¿Estoy preparado para asumir todo el riesgo que la decisión comporta?

Perfil profesional. Algunas marcas exigen unas determinadas cualidades profesionales: licenciatura, perfil comercial, conocimiento del sector, etc.

Recursos disponibles: Determinar nuestra capacidad económica, entre recursos propios y financiados. Conocer si existen financiaciones o subvenciones en nuestra plaza. ¿Tengo los recursos suficientes para comenzar en el negocio sin
depender excesivamente de la financiación externa?

Zona de implantación. Conocer la plaza donde estamos interesados en implantar el negocio: demandas de conceptos de negocio, necesidades de la plaza, perfil de los habitantes, zonas limítrofes.

Disponibilidad de local. Si tenemos en propiedad un local o ya alquilado, debemos saber que limita la búsqueda de la marca en cuanto a dimensiones, ubicación, etc.

Tipo de gestión. Definir nuestro perfil: gestor o inversor. Debemos saber que hay franquicias que no admiten el perfil de inversor y solo quieren franquiciados gestores.


2- Fuentes de información
Las fuentes de información inicial especializada al alcance de un potencial franquiciado podrán ser las siguientes:

- Guías o Anuarios de Franquicia

- Portales especializados en Internet

- Ferias de Franquicia

- Cámaras de Comercio

- Empresas consultoras especializadas

3- Análisis de los sectores seleccionados
Nuevamente recomendamos realizar un autocuestionario

¿Es el sector seleccionado aparentemente un sector con una demanda
creciente en el mercado o por el contrario es un sector “de moda” con tendencia a una saturación en el mismo?

¿Sabemos que en la actividad no es preciso o aconsejable un nivel de
conocimientos mínimos iniciales para acceder a gestionar el negocio?

¿Es una actividad que me gusta?

¿Se trata de un producto (1) contrastado cuyo éxito está probado?

¿Es un producto competitivo en calidad y precio en relación con el
resto de la oferta existente?

¿Se basa el negocio en algún producto o equipo que incorpore avances
tecnológicos respecto a la competencia existente?

¿Se trata de un producto que está de moda y pueda pensarse que ésta
sea pasajera?

¿Es un producto estacional cuya demanda se circunscribe a un periodo
corto del año?

¿Dispongo de la capacidad económico – financiera precisa para llevar
a cabo la inversión media precisa en ese sector?

El modo de conocer más en detalle los distintos sectores de actividad es a través de estudios sectoriales. Ellos nos aportarán información sobre la evolución y estado del sector, de las inversiones y rentabilidades del mismo y de las enseñas que dominan el mercado

4. Selección de la franquicia
1. Verificación del modelo:

¿Ha sido el sistema probado suficientemente?.

¿Cuántas unidades piloto y durante cuánto tiempo?.

¿Cuales han sido los resultados de las unidades piloto y bajo qué condiciones?.

2. Aspectos económicos:

Obtención de una cuenta de inversión inicial adaptada a sus circunstancias.

Obtención de una cuenta de explotación estimada, adaptada a sus circunstancias personales.

3. Aspectos legales y administrativos:¿Es el franquiciador propietario, o cesionario con derecho de cesión a terceros, de la marca o marcas que comercializa?.

¿Están éstas debidamente registradas?.

¿Ha cumplido el franquiciador con las formalidades registrales previas en cuanto al Registro Especial de Franquiciadores?.

¿Es miembro de la Asociación Española de Franquiciadores?.


Aspectos relacionados con el proceso de expansión y su situación actual:Cuántos franquiciados conforman en la actualidad la red?. ¿Cuáles son sus nombres, direcciones y teléfonos?.

¿Cuál ha sido el ritmo de crecimiento experimentado por la cadena?. ¿Ha sido excesivamente rápido?.

¿Cuántos franquiciados han dejado de pertenecer a la red?. ¿Cuáles fueron las causas de su salida?.


Estructura empresarial del franquiciador:

¿Qué estructura humana da soporte a la red franquiciada?.

¿Cuál es la situación económico – financiera del franquiciador?

¿Aparece el franquiciador en Registros de Impagados (RAI)?

¿Existe algún esquema de financiación para los franquiciados, pactado por el franquiciador con alguna entidad financiera?.

¿Qué conocimientos acerca del sistema de franquicia tienen sus gestores?.


6. Aspectos operativos:¿Qué experiencia tiene el franquiciador en el sector de actividad en el que opera?.

¿Es el franquiciador el único suministrador del producto que se comercializa?. ¿Si es así, tiene la necesaria capacidad de abastecimiento a su red?

¿Existen otros proveedores externos?. ¿Son proveedores exclusivos?.


Disponibilidad de la base documental adecuada:
Dispone el franquiciador de la estructura documental necesaria para transmitir su "saber - hacer" y mantener la homogeneidad del sistema (Manuales operativos)?.

¿ Es el contrato de franquicia justo para ambas partes?. ¿Se ha tenido en cuenta el Código Deontológico Europeo de la Franquicia en su elaboración?.

5. Concertar reuniones con las marcas y conocer la viabilidad de la plaza y de la candidatura.
Conoceremos personalmente y recibiremos una información directa de las marcas seleccionadas, verificando la información proporcionada en el dossier de imagen y captación así como solventaremos las dudas dicha información nos suscite. Conocer las oficinas centrales, donde se desarrolla el día a día del negocio y desde donde se nos prestará apoyo a nuestra gestión, así como a los responsables de la marca,

6. Estudio de las últimas alternativas seleccionadas y del contrato de franquicia A través de los datos obtenidos por parte del franquiciador, reuniones mantenidas y del estudio del estado de la red de franquicias a través de visitas y llamadas a establecimientos franquiciados. La comprensión del contrato de franquicia es fundamental ya que será el documento jurídico que regule la relación entre ambas partes y debe ser comprendido y aceptado antes de su firma.
Recomendamos su análisis por un profesional cualificado y con la suficiente experiencia.

Obligaciones de las partes

Los contratos de franquicia son generalmente libres y pueden incluir una gran variedad de cláusulas, en función de los países en los que se celebre ya que la regulación nacional puede variar. No obstante, y aun existiendo diferentes normativas en los diferentes países que será necesario consultar, éstas son algunas de las condiciones que suelen aparecer con más frecuencia en estos tipos de contratos.

Identificación de las partes:
franquiciador o franquiciante (titular de la franquicia) y franquiciado (entidad que desea explotar el negocio).
Identificación del objeto del contrato (productos o servicios franquiciados).
Transferencia del saber hacer o know-how.
Obligaciones sobre el establecimiento y el personal.
Obligaciones respecto de las marcas cedidas.
Obligaciones de compra únicamente al franquiciador, al menos, en los elementos esenciales del contrato.
Disposiciones sobre precios recomendados de reventa de los productos o servicios.
Disposiciones relativas a la exclusividad, territorio y relaciones con otros franquiciados de la red.
Obligaciones de las partes respecto a la publicidad de la marca y la franquicia.
Disposiciones sobre la duración del contrato, su terminación, el preaviso y las condiciones para después de su extinción (cláusulas de indemnización por daños o por clientela).
Cláusulas generales sobre notificaciones entre las partes, legislación aplicable y tribunales competentes para resolver conflictos.

Relación contractual comercial

Si bien la franquicia se trata de una relación contractual comercial entre el franquiciante y el franquiciador, ésta debe basarse en una confianza mutua, ya que alguien pone todo su esfuerzo físico e intelectual y parte de sus ahorros para manejar el negocio como propio, y el dueño de la marca pone a su disposición un apoyo inapreciable de experiencia de marketing, entrenamiento y gestión, como así también tiene resuelto la mejor manera de equipar un local y en muchos casos acceso a financiación propia o a través de terceros.

El Reglamento CE 2790/1999 permite la asignación de zonas de exclusividad en las cuales el franquiciador queda obligado a abrir o permitir la apertura de nuevas unidades del sistema, y el franquiciado puede quedar obligado a no realizar ventas activas en territorios que hubieran sido asignados a otros franquiciados o reservados para ser explotados por el propio franquiciador. Estaría por tanto restringida la captación de clientes (ventas activas) en dichos territorios si en su contrato así se hubiera acordado y cuando las zonas donde usted los buscase estuvieran ya asignadas.

A modo de refuerzo de este post y sin que yo asegure nada de nada, creo que esta página cuyo link verás a continuación, puede resultar interesante ya que te orienta sobre los sectores más rentables que en teoría, hay en la actualidad.
http://www.topfranquicias.es/ranking/mas_rentables.aspx