sábado, 11 de mayo de 2013

¿SALIR DEL EURO? NUNCA DIGAS DE ESTE AGUA NO BEBERÉ

Creo que fue Jesucristo quien pronunció (yo no estaba allí) la lapidaria e incontestable verdad: "Nunca digas de este agua no beberé". Una verdad como un templo de grande y aplicada al tema de hoy no pierde ni un ripio de su valor.
Salir del euro es a los ojos de los expertos una catástrofe aunque si evaluamos la situación que vivimos, no hace falta ser experto en nada para ver que de esta no salimos hasta 6 o 7 añitos mínimo. ¿Que catástrofe es más grande?

Se esgrimen inconvenientes espeluznantes para nuestra ya irrisoria economía nacional pero volvemos a lo de antes: ¿que tenemos por delante? Buffff!!!, la travesía del Teneré en pleno verano a pie y después recorrer el Sáhara.
Entre los citados inconvenientes se encuentran los digamos...destacados:


Devaluación brutal de la moneda en pocos días.
Muchos expertos aseguran que esta sería en torno al 30-40%. De un plumazo, el valor de nuestros ahorros caería en picado, el costo de la vida se encarecería y seríamos más pobres.

  • Puede que menos de lo que éramos antes de que entrase en vigor el euro.


Nuestro poder adquisitivo caería por los suelos y necesitaríamos emplear más recursos para la cesta de la compra básica.

  • España no es un país pobre y su agricultura bien planificada con importaciones inteligentes podrían ayudar muy mucho. La energía en este país debería ser mucho más barata de lo que es, al menos la electricidad.


Hundimiento de las importaciones debido a la pérdida de competitividad de nuestra moneda respecto a otras divisas. Comprar en el extrajero se volvería extremadamente caro, lo que supondría un jarro de agua fría para las empresas importadoras españolas.

  • Puede que haya negociar bien fuera y comprar donde tengamos mejor trato, como hace cualquier empresa.


El valor de la deuda externa se incrementaría considerablemente. Afectaría tanto a la deuda pública como a la privada, que no debemos olvidar que actualmente se encuentra en el 250% del PIB.
Al salir del euro, la opción del rescate quedaría descartada, esto es, nuestra deuda no podría ser refinanciada por parte del BCE, con lo que la prima de riesgo y el interés de la misma subirían estrepitosamente.

  • Acuéstate con dinero aunque no sea tuyo, dijo alguien en alguna ocasión. Digamos que para pagar tiempo hay. Mientras, si nuestros bancos necesitan más.... más tendrán y esto.. sin reaccionar.


Las hipotecas se encarecerían notablemente porque el Banco de España subiría los tipos de interés para mantener la inflación controlada, salvo que estas siguieran ligadas al euribor, lo cual las incrementaría igualmente debido a la devaluación.

  • Dentro de poco no van a quedar hipotecas. Bueno si, las de los rusos y chinos que compran con ofertas especiales.


Vale, terrible el panorama. Y digo yo que de esto no se más que tu aunque como me he tenido que buscar la vida sin ayudas si entiendo un rato de lo que es preparar el futuro:

  • ¿No hay capacidad en aquellos que nos gobiernan para valorar todo esto y preparar un plan que palie en gran medida los efectos secundarios?
Porque poderse se puede, vaya que si. Lo que ocurre es que un país que está maltrecho como el nuestro, ha perdido todo su "punch" exterior y el interior nunca ha existido; aunque esta es otra historia.

Teniendo en cuenta que salir del euro también tiene sus ventajas, vamos a dar un repaso a las mismas:

Las exportaciones se beneficiarían y, por tanto, nuestra balanza comercial saldría muy bien parada debido al abaratamiento de nuestros productos. Nuestra economía se revitalizaría porque los productos españoles serían mucho más competitivos para los extranjeros.

Aumentaría el turismo, ya que a los extranjeros les resultaría muy barato venir a España a pasar sus vacaciones.

Avalancha de inversiones extranjeras. Los inversores extranjeros se sentirían muy atraídos por los precios devaluados de nuestros bienes con respecto a sus divisas por lo que acudirían en masa a nuestro país.

Menos que inconvenientes pero sumamente importantes para el momento que vivimos. Tanto diría yo, que nos dan automáticamente lo que necesitamos en estos momentos.
Es cuestión de valorar, replantear el futuro y tomar decisiones. Pero para eso hay que ser.
  • decididos, valientes, honrados, unidos, versados, luchadores, claros, sinceros..
¿Alguien sabe de algún político, partido o agrupación de este país que reúna tales características? 
Repito, poderse se puede y como dijo el Sr. Jesús de Nazareth: "nunca digas de este agua no beberé" o como dijo James Bond: "nunca digas nunca jamás."