domingo, 7 de agosto de 2011

FONDOS DE INVERSIÓN: UN ANALISIS DE ESTE PRODUCTO DE AHORRO






Un fondo de inversión es un patrimonio, sin personalidad jurídica, que está formado por las aportaciones de una serie de inversores o partícipes. El fondo de inversión está administrado por una sociedad gestora de Instituciones de Inversión colectiva (SGIIC) y sus derechos de propiedad están representados en un certificado de participación. Las aportaciones de todos los inversores en los fondos de inversión se invierten en activos financieros (letras, bonos, obligaciones, acciones, productos derivados, etc.) o en activos no financieros (filatelia, obras de arte, inmuebles, etc…).
Mientras que las Sociedades de Inversión se constituyen como Sociedades Anónimas siendo sus accionistas los propietarios de la sociedad, los Fondos de Inversión se definen como patrimonios, que pertenecen a una pluralidad de inversores denominados partícipes.
El patrimonio de un Fondo de Inversión se divide en un número de participaciones de iguales características, que tienen el carácter de negociable, pero que carecen de valor nominal. El número de participaciones es ilimitado y el valor de cada una se calcula dividiendo el valor total del patrimonio entre el número de participaciones en circulación, a este valor se le va a denominar valor liquidativo.


VEAMOS LOS ELEMENTOS QUE CONFORMAN UN FONDO DE INVERSIÓN:

A) Los partícipes

Los partícipes o inversores son las personas que aportan sus ahorros al fondo de inversión y, cuando lo desean, pueden obtener su reembolso total o parcial. Son copropietarios del patrimonio del Fondo, del que les corresponde un porcentaje en función de su aportación (número de participaciones).
En el momento que una persona realiza una aportación al patrimonio común del fondo se convierte en partícipe del mismo. Esta aportación se puede realizar bien en el momento de constitución del fono o bien con posterioridad. El titular podrá ser una persona física o jurídica, residente o no residente, mayor o menor de edad, pudiendo existir no o varios titulares por cuenta abierta.

B) Las participaciones

Las participaciones del fondo son cada una de las partes iguales en las que se divide el patrimonio del un fondo de inversión, es decir, son las aportaciones unitarias de cada uno de los inversores. Todas las participaciones tienen los mismos derechos y valen lo mismo. Su propiedad da derecho a participar en los resultados de la gestión, que se harán efectivos convirtiéndose en beneficios o pérdidas en el momento en que el titular tome la decisión de venta.
La participación es siempre nominativa (está al nombre del partícipe) y no puede ser al portador. Las participaciones pueden estar representadas bien a través de certificados o bien a través de anotaciones en cuenta (registros informáticos). Son valores negociables, pero en realidad no se negocian en ningún mercado de valores, al comprarse y venderse a través de la sociedad gestora, que es la que emite y reembolsa estas participaciones.

C) La sociedad gestora de instituciones de inversión colectiva (SGIIC)

Es la que emite gestiona y administra el fondo y sobre todo, decide cual es la política de inversiones a seguir, es decir, decide los valores e instrumentos financieros que se van a adquirir y vender con el patrimonio del fondo.
La Sociedad gestora no es propietaria del fondo de inversión, pues los auténticos propietarios del fondo son los partícipes.

D) El depositario

Puede ser cualquier Caja de Ahorros, Banco, Sociedad o Agencia de Valores o Cooperativa de Crédito debidamente inscrita en los registros especiales de la CNMV. Su función básica es la custodia de los valores que la IIC tiene en su cartera, sin bien puede confiar total o parcialmente la misma a un tercero. Al margen de esta responsabilidad es la encargada de las siguientes funciones:
  • Recibir y custodiar los valores y todos aquellos activos que constituyan inversiones de los fondos de inversión, y también realiza la liquidación de las operaciones.
  • Velar por la regularidad de las suscripciones de participaciones, cobrando el importe correspondiente, cuyo neto abonarán en la cuenta de los fondos, estando obligada a comunicar a la CNMV cualquier anomalía detectada.
  • Satisface, por cuenta  de los fondos, los reembolsos de participaciones ordenada por la sociedad gestora, cuyo importe neto adeudarán en cuenta el fondo.
  • Percibir una comisión de depósito.
TIPOS DE FONDOS DE INVERSIÓN EN EL MERCADO ESPAÑOL:

  • Fondos de Renta Fija: invierten en la renta fija, compuesta por obligaciones, bonos, letras, pagarés, etc. La evolución del valor de estos fondos depende fundamentalmente de la evolución de los tipos de interés. La premisa es que a mayor plazo de los activos, mayor rentabilidad potencial, aunque asumiendo mayor riesgo.
  • Fondos de Renta Variable: invierte la mayor parteen renta variable (acciones). Se puede dividir dependiendo de los mercados donde invierten (Europa, emergentes, etc), según los mercados de actividad (tecnológico, telecomunicaciones) o según otras características de las empresas.
  • Fondos Mixtos: un mix de los dos anteriores. Invierten en renta fija y renta variable
  • Fondos Globales: no tienen definida con precisión su política de inversión. Tienen la libertad de no fijar de antemano en los activos donde invertirán, ni la moneda de los mismos, ni el mercado geográfico. Por ende, hay algunos con alta exposición al riesgo.
  • Fondos Garantizados: aseguran la recuperación del capital inicial más una rentabilidad fija o variable a una determinada fecha. Al ser uno de los más populares del mercado, los analizaremos en algún capítulo posterior.
  • Otros fondos, de naturaleza más compleja, los analizaremos con posteridad. Aquí encontramos a los Hedge Funds, ETFs, Fondos de fondos o Fondos inmobiliarios.


No obstante, conviene tener en cuenta otras cuestiones como su fiscalidad y las comisiones que hemos de satisfacer en caso de reembolso o por administración del Fondo. Cuestiones estas de capital importancia a la hora de determinar si nos es realmente rentable tomar la decisión final.


FISCALIDAD:

  • Lo primero que hay que tener en cuenta es que los fondos de inversión están exentos de tributación hasta el momento de su reembolso, es decir, hasta que el usuario retira su dinero del mismo. En ese momento se aplica una retención del 18% a cuenta del IRPF, como ocurre con todos los productos de ahorro.


  • Las ganancia o pérdida patrimonial (la diferencia entre el dinero que se invierte y el que se obtiene al rembolsar las participaciones) se integra en la base imponible del ahorro que tributa a un tipo único del 18% con independencia del plazo en el que se haya generado la ganancia o pérdida. Este es uno de los principales cambios respecto al año pasado, cuando sí se tenía en cuenta el tiempo de la inversión. Además, hay que tener en cuenta que las ganancias y las pérdidas patrimoniales se integran y se compensan entre sí y en caso de que el resultado fuera negativo se compensará con saldos positivos de ganancias y pérdidas del mismo tipo que se produzcan en los cuatro años siguientes.
COMISIONES:

A) Soportadas por el fondo

Comisión de Gestión:

La percibe la sociedad gestora como remuneración de servicios de gestión y administración del fondo y se fija en función del rendimiento o del patrimonio del fondo. Puede calcularse sobre:
  • El patrimonio medio diario objeto de gestión.
  • Sobre los resultados obtenidos.
  • Mediante un sistema mixto que mezcla los anteriores.
En nuestro país el método más utilizado es el primero, si bien algunos productos  nuevos, normalmente de alto riesgo, usan normalmente alguno de los dos últimos.

ii. Comisión de Custodia o depositaria:

La percibe el depositario como remuneración por su labor de custodia y control y está fijada en función del patrimonio custodiado. Se suele calcular sobre el valor nominal de los valores que se tienen en cartera en el fondo, si bien algunas entidades lo hacen en base al valor efectivo limitando los cargos al equivalente en base nominal.
Ambas comisiones se calculan diariamente y se cargan en el patrimonio del fondo según los porcentajes de aplicación que consten en el folleto explicativo. Además están establecidos unos límites máximos legales tanto para la comisión de gestión como para la de custodia.

B) Soportadas por el partícipe

Su aplicación se traduce en pagar un canon por entrada o salida del fondo, que puede ser recibido por la gestora (comisiones) o por el mismo fondo (descuentos). Normalmente su puesta en marcha queda condicionada a un período de permanencia en el fondo, cancelándose en la mayoría de los casos a partir de un plazo. El motivo de su existencia es facilitar las labores de la gestión, ya que para alcanzar una máxima efectividad debe contarse con un volumen patrimonial más o menos estable y, cuanto menos, creciente.

i. Comisión de suscripción:

Puede percibirla la sociedad gestora y se aplica sobre el importe de la suscripción.

ii. Comisión de reembolso:

Puede percibirla la sociedad gestora y  se aplica sobre el importe de reembolso, disminuyendo el mismo